Hatha Raja Yoga 

Una primera clase de yoga puede ser suficiente para empezar a estirar el cuerpo, liberar tensiones y dejar atrás las preocupaciones. Practicaremos ejercicios físicos, asanas, que dirigirán nuestra mente al momento presente.

Igual que nuestro estado mental y emocional afecta a nuestro cuerpo, podemos influir en la mente y en nuestras emociones a través del ejercicio físico. Mediante la práctica de diferentes posturas y ejercicios respiratorios, podemos desarrollar el potencial del cuerpo y equilibrar la energía interna. En este desarrollo se centra el Hatha Yoga.

El Raja Yoga ofrece un método sistemático para alcanzar la calma mental: cuidado de sí mismo y de los demás, ejercicio físico y ejercicios de respiración para ayudar a la mente a concentrarse sin perturbación ninguna. El yoga proporciona técnicas y herramientas diarias para entrar en un espacio más profundo y elevado de sí mismo.

Comenzamos cada sesión de yoga con una breve relajación, seguida por una serie de posturas que activan y energizan el cuerpo. Finalmente, cerramos la práctica con una relajación para descansar el cuerpo y la mente.

Beneficios del yoga: Libera estrés y tensiones, desarrolla la flexibilidad, mejora el equilibrio y la estabilidad, aumenta la resistencia y aclara la mente.

 

Pilates+yoga. Expresión corporal y artística. Acrobacias. (5-9 años)  

Aprenderemos a controlar y sentir nuestro cuerpo y mente a través del movimiento, el juego y la respiración. Estiramos los músculos ganando elasticidad y desarrollando técnicas motrices. 

Chi Kung

La medicina tradicional china tiene su base en la regulación de nuestra energía vital. Incluye acupuntura, herbología, masaje, dietética y Chi Kung (Qi Gong).

El Chi Kung (Qi Gong) es básicamente interiorización, toma de conciencia y unificación de la mente, el cuerpo y el espíritu, para desarrollar e incrementar nuestro potencial energético.

 

Practicando Chi Kung nos damos cuenta de la relación directa existente entre las emociones y el cuerpo físico, entre nosotros y la naturaleza, entre el fluir del chi y la salud. Es la base de obligado estudio para cualquier otro arte interno chino, siendo ya él solo un completo sistema de salud, un verdadero arte y una disciplina enormemente gratificante.

 

Descubrimos una forma de mantenernos sanos que no implica el deporte como lo conocemos en occidente, esfuerzo y superación, gasto de energía y logro de metas. Al contrario, practicando chi kung generamos energía y fortalecemos el cuerpo mediante la relajación y la calma.

Tai Chi Chuan 

Nuestra dedicación en Tai Chi Chuan está orientada a la investigación del bienestar y el desarrollo en armonía como personas desde el punto de vista holístico.

 

Entendemos la salud como la capacidad de mantenernos integrados en el universo. Organizando el sistema energético desde su forma física y emocional, para liberarnos de obstáculos y favorecer la manifestación natural del Qi.

 

Esto significa entender el cuerpo físico como un medio para manifestarnos en este mundo, cuerpo que debemos mantener en condiciones óptimas.

 

También supone liberar los nudos emocionales que impiden que la energía fluya con libertad, buscando constantemente su equilibrio natural con el cielo y la tierra.

 

La práctica del Tai Chi Chuan requiere relajar el cuerpo y liberar toda esa energía estancada por medio del movimiento y una actitud mental de conciencia plena en una actividad marcial, de máxima relajación, pero dispuesta para la lucha.

 

El Tai Chi Chuan, en su práctica para la salud, deja este entrenamiento marcial aparte y se centra en el movimiento, la tranquilidad y el bienestar físico y mental.

 

La práctica del Tai Chi Chuan fortalece la salud de los órganos internos, favorece las relaciones que hay entre ellos, los pone en comunicación con la energía del cielo y la tierra, ajustando en cada momento estados de armonía y equilibrio con el universo.

 

Este entrenamiento específico del Tai Chi Chuan desarrolla estados de conciencia en distintos niveles: primero de nosotros, nuestro cuerpo y nuestras emociones y luego más elevados.

 

La relación abierta con el universo despierta una necesidad de integración. Surgen ciertas inquietudes que nos llaman al cultivo del espíritu, a buscar nuestro lugar y nuestra implicación en todo este conjunto, en el Tao.

Escuela de madres y padres, con hijos/hijas de o a 18 años.

Las madres y los padres también necesitamos ayuda en la crianza y educación de nuestras/os hijas/os. La complejidad de la vida humana, el propio carácter, el estrés social y laboral no nos lo pone fácil. Es importante parar­nos, disponer de un espacio donde poder compartir nuestras dudas cotidianas, reflexionar, conectar con lo que sentimos y comprender a nuestras/os hijas/os, para lo que, a veces, necesitamos cambiar nuestra mirada hacia ellas/os

El objetivo de los grupos de madres y padres es acompañar a las familias, dando apoyo  emocional y aportando herramientas para que puedan establecer con sus hijas/os relaciones más saludables y comprensivas, que ayuden a las/os niñas/os y adolescentes a desarrollar lo máximo que puedan su potencial humano, a que se conozcan a sí mismas/os, y se respeten y desde ahí respeten a las/os demás, que desarrollen una autoestima y confianza en sí y en la vida que les ayude a ser más felices.

Analizamos casos prácticos que cada familia comparte en el grupo (enfados-explosiones de las/os peques, conflictos con amigas/os, lactancia, sueño, celos, cuándo y cómo poner límites, escolarización, necesidades en la adolescencia…), atendiendo a las emociones que despiertan en las/os niñas/os y adolescentes y en las personas adultas, conociendo características propias de cada etapa evolutiva y buscando la mejor manera de gestionar las dificultades para cada caso particular teniendo en cuenta su propia situación.

Encuentros mensuales de hora y media de duración. (Agrupaciones según edades de hijas/os)

Hoy en día, más que nunca en los últimos tiempos, el apoyo y la formación para ejercer nuestra valiosísima función de madres y padres es fundamental

Mindfulness-MBSR

Si te cuento que a veces, a pesar de todos los intentos que hacemos no conseguimos ver la salida, ¿te suena de algo?

 

¿Si te digo que muchas veces yo también he estado tentada de tirar la toalla y resignarme a una vida llena de ansiedad y de dudas porque no sabía qué hacer?

Mindfulness precisamente entrena la atención.

No para que se quede fija en algo durante un tiempo ilimitado, sino para que seas capaz de saber dónde está tu “cabeza” y puedas redirigir tu atención donde te interese a ti y no donde tu mente quiera ir.

Este curso está pensado para personas que andan a mil cosas y que viven casi en un “sin vivir”.

Está pensado para  los que se sienten ansiosos, estresados, con obligaciones que se acumulan sin parar